ADMIRADORES, Bares y Fiestas

Mi primera vez

Mi primera vez 30 enero, 20144 Comments

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

Era enero, el frío era infernal en la ciudad de Ginebra. Era además, mi primer viaje de negocios, la primera vez que viajaba con mi nueva jefa, de mi nuevo trabajo, mi primer feria relojera y por supuesto, mi primera vez en la ciudad helvética.

Tras superar la emoción de lo novedoso, mis primeras veces parecían no acabar. Una noche fuimos a una cena importante de negocios con una marca de gran trayectoria en el mercado, para la cual también era mi primera vez. Iba con mi jefa, como era de esperarse, pero no es la mujer que se están imaginando, seguro que no. Sin  embargo, no me explayaré en detalles sobre el personaje, puesto que el centro de la historia no le pertenecía -esta vez- a ella, sino al caballero que se sentaba a mi lado.

No conocía a nadie en la cena, sólo a mi jefa, quien ocupaba el puesto a mi derecha y a la gerente que nos invitaba, a dos puestos en diagonal hacia el mismo lado. A poco de haber llegado nos fuimos a servir la comida en un majestuoso buffet de platos finos para luego regresar a la mesa.

Apenas terminé de sentarme y acerqué la silla a la mesa, un desconocido que se sienta a mi inzquierda me saluda, me sonríe y comienza a hablarme. Qué bueno, conseguí alguien con quien hablar, porque llevar todo el día con mi jefa, que tras que escupe cuando habla y no controla bien su motricidad fina, pues cualquiera que cubra el puesto será bueno. Conversamos de la vida, de los viajes, de Berlín, de Caracas, de París, de Buenos Aires, y de cuanta ciudad hubiera en el mundo. Él, más que un hombre de negocios, era un sibarita, un conocedor y como buen periodista, un curioso -y de los buenos-. Lo que él no sabía es que yo también lo soy.

Tras una cena entera de conversa me pide mi email. Y cuando le fui a pedir el suyo me dice: búscame en Wikipedia. Mis ojos se abrieron como dos huevos fritos. ¿En Wikipedia? ¿pero es que acaso eso no es una enciclopedia? ¿Y en las enciclopedias las personas célebres que se publican no están muertas?, ¿o será que estoy hablando con un muerto? ¿o será que es un bicho raro? Así como un animal, una especie extraña, extinguida, desconocida. ¿A quién habré conocido? ¿Será es no es un hombre sino un bicho raro? ¿O será que es un hombre de esos que parecen normales y terminas catalogando como bichos raros? Sonrío. ¿En Wikipedia? ¿Acaso no me puedes dar tu mail y ya?

Esa noche me dio su tarjeta personal, donde por supuesto, figuraba la compañía importantísima para la que trabajaba, y fue casi como una cachetada, porque yo no dejaba de ser una virgen en esa reunión. ¡Era mi primera vez! Mi primera vez en Ginebra, mi primera reunión de negocios y sin duda alguna, mi primera vez en buscar a una persona que conozco, en Wikipedia.

—–

Con ese hombre compartí una química inmediata

Tiempo después de esta cena de negocios, el hombre de Wikipedia me dijo “arma tu maleta

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

4 comments

  1. Qué bueno que lo recuerdes tan gratamente como yo. Me alegro que te hayas aventurado a comentarme. Mediante esta respuesta hago una fe de errata, constatando que lo que dices es cierto, y que la mala fue mía por haber narrado la historia como no era 😉

  2. Todos somos vírgenes en cada cita. Siempre es la primera vez. Aquel sujeto no estaba a tu izquierda, sino a tu derecha en la mesa. Sí, figuraba en Wikipedia, pero no te remitió a la famosa enciclopedia virtual para que descubrieras su mail, sino su edad! Esa misma noche la descubriste y le pusiste un mail. Ahí dio comienzo una linda historia que duró varios meses y de la que aquel sujeto, que soy yo, guarda un más que lindo recuerdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.