DESAMOR, Fails y Cómicos

El hombre perfecto

El hombre perfecto 31 enero, 2014Leave a comment

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

el hombre perfecto

De adolescente, mientras cursábamos Comunicación en la universidad, pasábamos muchos ratos libres en la escuela. Hacíamos picnics sobre el pasto, compartíamos meriendas, cafés, chismes, críticas, conversas y demás en los jardines mientras hacíamos tiempo a que bajara el tráfico para poder volver a casa.

Una tarde cualquiera de aquellas, se me ocurre contarles a mis amigas sobre el nuevo chico que me gusta. «Bueno, les cuento que he conocido al ‘hombre perfecto‘.

-«Vayaaa», dicen al unísono las dos disfrutando de aquel cuento.

Sí. Es divino. Lo conocí hace poco por medio de otro amigo. Es simpático, de ojos claros, rubio, de buena familia, trabaja en Movistar, tiene un buen puesto, va al gimnasio. Vamos, con todos los juguetes. Bueno, y aprovecho a contarles porque me viene a buscar
– «¿Acá a la universidad?»
– «Sí»
– «No nos vamos de aquí hasta que llegue. Tenemos que conocerlo y darle el visto bueno»
Al cabo de un buen rato de cuentos y conversas, pasea por los pasillos el susodicho, sin percatarse que estamos sentadas en el jardín a su lado. Espero a que él siga su camino a ver qué hace. Que me escriba al móvil. «Ése es, les digo en compañía de una breve descripción»
– «¿Éeeeel?» «¿El jorobado?»

– ¿Ah? ¿Qué jorobado?

– ¡Sales con un jorobadooo! AHHH JAJAJAJAJA ¡Sales con un jorobado!

Muertas de risa las tres. Caigo en cuenta de que ese gran prospecto de hombre de buena familia, trabajador, con buen puesto en Movistar, que va al gimnasio; había ido tanto al gimnasio, que los músculos le había escondido el cuello, pronunciado la espalda y achicado las piernas de manera tal que más que el ‘hombre perfecto‘, era a quien sus amigas llamaban ‘el jorobado’.

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.