Posted in Fails y Cómicos Sexo, placer y erotismo

Escuela de sexo

Escuela de sexo Posted on 31 enero, 2014Leave a comment

Soy una feliz y soltera, periodista y escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

Foto: Pexels

No puedes tener casi 30 años y no saber cómo tocar a una mujer. No me lo creo. Definitivamente tendrían que existir una escuela de sexo para hombres como éste. Qué triste.

No lo entiendo. ¿Qué hiciste durante los últimos 15 años de tu vida?
¿Jugar al Play? ¿A los magos voladores? ¿Al rol? ¿Al truco? ¿Al fútbol? ¿A la canasta? o es que ¿estabas ocupado estudiando, o dedicando demasiado tiempo a leer en lugar de salir a conocer chicas?

Ok, puede que hayas sido tímido o un sometido por tu madre, que jamás te dejó salir a la calle y nunca tuviste la oportunidad de conocer a una mujer. Quizás te daba asco o verguenza tocarte a ti mismo. Quizás entre tanto consentimiento en tu casa te anularon la sed de salir a conocer, descubrir, indagar, penetrar. No lo sé. Y si, todo es comprensible. Después de todo, cada quién tiene su tiempo. Y yo no soy quién para juzgar en qué habrás desperdiciado cada etapa de tu vida. Pero si estoy durmiendo en la misma cama que tú, porque no hay más nada interesante que hacer en ella, creo que merezco una explicación. Como mínimo. A falta de placer, una explicación.

Hace poco conversaba con un amigo que me contaba que estaba saliendo con una chica, mayor que él, siempre son mayores que él, creo que tiene una sed de aprender, o realmente necesita una mayor con la que pueda saciar todos sus conocimientos, no lo sé. Lo cierto es que conversábamos, entre una cosa y otra, de parejas y naturalmente surgió el tema del sexo.

Le comento de mi fatal experiencia, con pocos detalles -por supuesto-, y él me cuenta que esta nueva chica con la que sale, también cercana a los 30, tampoco sabe del tema. ¿Cómo no sabe del tema? No entiendo, no entiendo,  no entiendo. No entiendo por qué no entiendo. Si acabo de contarle de un hombre cercano a las tres décadas de vida que no sabe cómo tocarme. Que no sabe cómo comportarse en la cama, que no sabe qué hacer. Y que además pregunta ¿Qué te gusta? ¿Qué me gusta? Mejor no te digo qué me gusta, porque si contesto esta pregunta te voy a ruborizar, te voy a corromper, te voy a quitar esa virginidad mental/sexual que tienes y no quiero ser la artífice de ello. ¿Cómo no voy a entender que una chica, de la misma edad tampoco lo sepa. Es que hay para todos en este mundo, definitivamente. “¿Y entonces? ¿Qué hiciste? ¿La dejaste?” (Risas), mutuas. “No”, me contesta. “Estoy en una escuela de sexo como profesor, enseñándole qué tiene que hacer”.

Risas, risas y más risas.

“Bueno, ¿te mando a este chico también, así tienen un trío y matamos dos pájaros de un solo tiro?

Soy una feliz y soltera, periodista y escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *