Pelis en casa

que_pase_el_proximo_pelis_en_Casa

Neil me había gustado desde siempre. Era un inglés guapísimo, alto, corpulento, rubio y de ojos verdes. Me encantaba. Estudiábamos juntos. Nos veíamos todos los días en el colegio. Eramos adolescentes, yo tanía 14 años y él uno más. Una tarde, me llama para invitarme a ver pelis en casa.

En mí casa. Su invitación. “Perfecto ¿Quiénes vendrían?” “Pensaba decirle a los de siempre: Antonio, Mariana, Juan Carlos, Daniela y Mónica. Yo cuadro con ellos”. “Buenísimo. Coordina tú todo, yo los espero acá. Tipo 7, ¿te parece?” “Perfecto, les aviso a todos” Cerrado el caso.

Yo termino de cumplir con mis compromisos escolares, me baño, me cambio y suena el timbre. Al abrir la puerta y esta él, guapo como siempre, en la puerta de casa. ¡Llegó de primero! Awww, qué emoción. “Hola ¿cómo estás?” “Muy bien ¿y tú?” “¿Y los demás?” Con Mónica no pude hablar, Juan Carlos y Antonio no podían venir. Daniela no quería y Mariana no sé.  Estamos solos. No vienen. ¿Nadie viene? ¿Estamos solos tu y yo? ¿Aquí viendo pelis? ¡Jum, qué raro esto!

Cualquier ser sobre la faz de esta planeta a entiende el significado subversivo de “vamos a ver pelis en casa“. Yo era demasiado inocente en ese entonces para comprenderlo.

 

 

—–
¿Sabes qué más pasó con Neil?

Esto

 

2 comentarios en “Pelis en casa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *