Posted in Aventuras Amorosas Fails y Cómicos

¿Te puedo besar?

¿Te puedo besar? Posted on 10 marzo, 20141 Comment

Soy una feliz y soltera, periodista y escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender. Amo escribir, viajar, conocer gente, la buena comida (en la cama y en la mesa), tomar fotos, pintar, leer y dormir.

Foto: Adina Voicu
Foto: Adina Voicu

No hay nada más dulce que el sabor de un beso robado. De estar disfrutando al máximo un momento con otro, cuando de repente todo se paraliza. El mundo se queda en pausa. Sus alrededores se silencian. Y dentro de tí, las tripas se te revuelven, de las ansias de saber qué pasará. Si le gustas o si no. Sí, le gustas.

Son tan sólo tres dedos los que separan sus narices. Cuentas entonces las pecas de su rostro, y las arrugas de su cara. Estudias de cerca sus ojos. ¿Será que me besa? Quiero que me bese, quiero que me bese, quiero que me bese. ¿Si lo digo tres veces sucede?

No. Lo he dicho tres veces y nada. Sus miradas se entrecruzan. Él te mira tan profundamente que hace que ese medidor de cariño crezca un poquito más. Te mira fijamente. Y crece otro poquito. Tú a él. Y sigue creciendo. Sus miradas no se apartan. Y de repente tienes que bajarla porque es casi como estar ahí, frente a él, desnuda. Es abrir tu corazón, tus susceptibilidades, tu vulnerabilidad. Y apenas se conocen. Pero él te gusta, se gustan. Ambos comparten el mismo sentimiento oculto.

Nadie habla. Él te sonríe. Tú a él. Ambos quieren lo mismo, esperan por un momento cumbre, el desenlace: de esas miradas esquivas, de frases no dichas, de ganas reprimidas. Me muero por un beso suyo. Y tragas fuerte a ver si el nudo que tienes en la garganta se desenreda, baja o desaparece. Nada ocurre. Entre esa sensación de nervios y emoción tu cuerpo respira. Inexplicablemente aún respiras. Y él en este preciso instante está pensando lo mismo que tú. Pero solo atisba a decir: ¿Te puedo besar?

Caen las estrellas del cielo, encienden las luces, ruedan las cámaras, la música se para. La magia se acaba.
Ahora que has preguntado… “¡no! no me puedes dar nada”

 

Soy una feliz y soltera, periodista y escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender. Amo escribir, viajar, conocer gente, la buena comida (en la cama y en la mesa), tomar fotos, pintar, leer y dormir.

1 thought on “¿Te puedo besar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *