AMOR, Aventuras y Flirteo DESAMOR, Fails y Cómicos

Séptimo piso

Séptimo piso 9 mayo, 2014Leave a comment

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

Y ahí estábamos los dos, bajando del séptimo piso. Qué buen número. El del piso…y el de anoche también. Él tenía muletas y un brazo fracturado, yo unos leggings color rosa fluorescente que resaltaban mi trasero. Nos sonreímos. Al cerrarse las puertas y comenzar a andar, me tomó de un brazo y me puso de espaldas a él. Encajó sus muletas a cada lado de mi cuerpo, y permanecí inmóvil, como si fuera yo quien estuviera privada de movilidad.

De un arrebato, como midiendo el tiempo exacto que le toma al ascensor en llegar a la planta baja, con su mano libre acercó su cuerpo al mío, tomó mis caderas y las presionó hacia él haciéndome sentir su virilidad entre mis nalgas, haciéndome revivir escenas de la noche anterior. Mi espalda se arqueó y mi cuerpo se erizó y mi cabeza se deslizó encima de su hombro. Su nariz rozaba mi oreja derecha, sentía su respiración en ella. Los escalofríos invadían mi cuerpo. Comenzó a besarme el cuello y sellamos nuestras bocas.

Entre el tercero y cuarto piso, su mano libre de impedimentos se escurrió por la curvatura de mi cadera derecha por debajo de mi ropa interior hasta alcanzar mi intimidad. Me masajeó, introdujo su dedo en mí deleitándome mientras el ascensor continuaba su descenso. Se detuvo. Fue en cuestión de segundos que retiró su mano de mi interior y tomó sus muletas. En un instante la lídido se retiró de la escena, los fluidos descendieron, y la respiración se reactivó.

Me volteé hacia la puerta y antes de que mi mano alcanzara la misma, ésta se abrió por si sola. Susto. SHOCK. Del otro lado estaba su madre, que venía de sorpresa a visitarle.

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.