Posted in Relaciones y Convivencia

Química inmediata

Química inmediata Posted on 23 mayo, 2014Leave a comment

Soy una feliz y soltera, periodista y escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender. Amo escribir, viajar, conocer gente, la buena comida (en la cama y en la mesa), tomar fotos, pintar, leer y dormir.

Foto: SplitShire (Pixabay)
Foto: SplitShire (Pixabay)

 

 

 

Me espiaba durante el desayuno, así me lo confesó al día siguiente de conocernos. Compartimos poco pero hubo química inmediata. Dos meses más tarde éramos dos enamorados perdidos. Dos recién-conocidos-extraños que habían optado por dividir sus vidas en dos. Compartíamos su departamento de 30 metros cuadrados en la ciudad de la luz con una confianza obscena, como si nos conociéramos de siempre.

Me hice consciente de que revelaba mi intimidad a un extraño con el que compartía la cama, el desayuno, mis secretos y mis sueños. Nuestras vidas se conjugaron en una sola y sin darme cuenta, en el baño de ese desconocido estaban mi cepillo de dientes y mis cremas, en la sala había un tenderete con mi ropa interior aprovechando el sol de la ventana para secarse, y en el lobby de entrada de la casa reposaban mi abrigo y mis zapatos.

Sin darnos cuenta, la armonía le ganó a la cotidianidad. Y sus manías se hicieron mías, las mías parte de su rutina. Sus consejos fueron mi biblia, las calles nuestro jardín y los viajes, una excusa más para continuar conociéndonos. Hasta que un día, sus zapatos y los míos se pusieron de acuerdo para darnos la bienvenida a casa, los abrigos encontraron su lugar en el perchero de la entrada, el tenderete de la sala se hizo parte indisoluble de ella, su baño se convirtió en nuestro, y mi cepillo de dientes tenía más compañía que yo.

En breve, la misma química inmediata que nos unió se hizo cargo de que dejáramos de ser dos recién-conocidos-extraños para convertirnos en dos conocidos que se extrañan.

 

—–
¿Sabes cómo nos conocimos? Fue mi primera vez

¿Sabes cómo terminamos? El final del fin lo narra

 

Soy una feliz y soltera, periodista y escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender. Amo escribir, viajar, conocer gente, la buena comida (en la cama y en la mesa), tomar fotos, pintar, leer y dormir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *