Posted in AMOR, Aventuras y Flirteo RELACIONES y Convivencia

Dormir en el sillón

Dormir en el sillón Posted on 30 junio, 20141 Comment

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

que_pase_el_proximo_dormir_en_el_sillon
Era absurda la manera en que nuestros cuerpos se compenetraban. Cabíamos y podíamos dormir en el sillón como si se tratara de una cama individual. Podíamos pasar no una, sino varias noches enteras. Quizás era nuestro cariño quien hacía espacio, y quien retenía nuestros pesos para que el sillón no se cayera o para que se agrandara el limitado espacio que ofrecían sus cojines.
Era como si nuestros cuerpos conocieran la forma en que debían posicionarse para que pudiéramos entrar dos en un espacio donde escasamente cabría uno. A modo de cucharita transcurríamos la noche entera abrazados. Aunque yo jamás me imaginaba siendo capaz de ello. Nuestras respiraciones iban acompasadas, como un vals que seguía el ritmo de la noche. Nuestros cuerpos se amalgamaban como piedras en el curso de un río, y nuestros corazones latían al unísono, como parte de una melodía practicada. El universo conspiraba y nos protegía, me lo decían los ángeles y los brujos.
Y con la misma magia con la que llegaste a mi vida un mes antes de irme, te fuiste de ella. Sin avisar, sin esperarlo, sin imaginarme que detrás de tus planes, existía también otra mujer.

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

1 thought on “Dormir en el sillón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *