Posted in SEXO, Placer y Erotismo

Sex Shop

Sex Shop Posted on 3 octubre, 2014Leave a comment

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

Foto: Clem Onojeghuo (Unsplash)

Con la excusa -la real excusa- de escribir un artículo sobre los juguetes sexuales más populares de 2014, fui con una amiga de paseo por sex shops. En la ruta íbamos de gran conversa discutiendo y compartiendo sobre experiencias sexuales, tipos de relaciones, intercambios de parejas, tríos, orgías y cuantas morbosidades se agregaban a nuestro andar. Luego de un largo recorrido por varios de estos locales, aterrizamos en La Juguetería.

Ya entrar era un gusto con ese bombón que atendía. Estaba más bueno que comer con las manos, y si les soy sincera, estaba más para sex que para shop, pero ahí estaba, dispuesto a informarnos de las novedades lúdicas para este 2014. Mi amiga y yo, con un simple intercambio de miradas coincidimos en su atractivo. Su interés en atendernos se ahondó al enterarse que éramos periodistas. ¿Conocen del tema?

Con complicidad nos miramos y mentimos sin piedad: poco y nada. Y fue entonces cuando se dispuso a explicarnos en detalle sobre los distintos productos en venta, e incluso a ahondar en detalles mediante explicaciones mímicas. Fuimos víctimas de divinas dramatizaciones sexuales que nos obligaban a bajar la mirada hasta su miembro. Después de todo, había que prestar atención. Y fue entonces cuando nuestro bombón se convirtió en una fiera en potencia, que movía su pelvis con precisión y colocaba sus manos delicadamente sobre ese cuerpo invisible acomodado en cuatro patas de espaldas a él y entre nosotras. Verlo era puro delirio y con esas mímicas nuestras conversaciones adquirían otra perspectiva.

Al salir del local con la cabeza un poco más fría y el cuerpo inevitablemente más caliente, retomamos el tema de los tríos: con un hombre como el del sex shop sí que probaríamos un trío con dos hombres.

 

Guardar

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *