Posted in DESAMOR, Fails y Cómicos

Desaparece

Desaparece Posted on 29 octubre, 2014Leave a comment

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

que_pase_el_proximo_desaparece
Foto: Leo Davis (Archivo)

Dicen que a la cuarta va la vencida. Nos vimos tres veces. Me fascinó desde el día en que nos conocimos. Su inteligencia, su eterna sonrisa, sus conocimientos de cientos de temas en distintas áreas, su trato dulce. Nos vimos al día siguiente de nuestro primer encuentro, y el fin de semana siguiente. De a poco y lentamente nos fuimos conociendo un poco más y me fue gustando un poco más.

Pasaron los días y no supe de él. Sabía que se iba de viaje, pero me extrañó no volver a saber de él. Ocupé mi tiempo y decidí, como siempre hago, desahogarme. “Me muero por verlo, escribirle, besarlo. No sé qué hacer porque este hombre no aparece y yo no sé si escribirle u olvidarlo y sacarlo de mi vida antes de que esto se ponga peor.

– “Tu tranquila que ya aparecerá. Pero escúchame bien lo que vas a hacer: No lo llames. Él lo hará. Cuando lo vayas a ver, ve despampanante, en plan ‘hoy voy a ligar’. Vete bien guapa, que incluso otros hombres te miren. Que no solo sea él el que voltee a mirarte sino que lo hagan otros hombres también”. Me dijo una gran amiga.

– ¡Si ya lo he hecho! La tercera vez que nos vimos me puse unos leggins rosados rosados fluorescentes y una blusa negra con flecos que me resaltan el culo. ¡Hasta las mujeres en el metro se detenían a verme! Y él inmutado, como si hubiera ido con una capa negra a lo Darth Vader. No obtuve ni un ‘Oye, qué guapa’, un ‘mmmm’ un ‘grrrr’ nada… de nada.

Es cierto que a la cuarta va la vencida. Si después del tercer encuentro no llama, no lo hagas aparecer, desaparece-te.

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *