Posted in Noches de copas

¿Te gusta lo que ves?

¿Te gusta lo que ves? Posted on 14 noviembre, 2014Leave a comment

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

que_pase_el_proximo_te_gusta_lo_que_ves

Tres bares y varios tragos después terminamos en una discoteca con un grupo de amigos. En medio del salón de baile una pequeña pared ‘esconde’ el área de los baños. Al cruzarla, un minúsculo pasillo divide los sexos. Situado en la mitad del pasillo, a mano derecha, el baño de hombres; a la izquierda el femenino.

Las puertas de cada baño permanecen constantemente abiertas y están perfectamente enfrentadas. Como no entres al cubículo, se ve absolutamente todo lo del baño opuesto: lavamanos y urinarios con sus respectivos clientes en acción. Entro al que me corresponde. Una chica se está lavando las manos, otra está haciendo pis. Me recuesto a esperar sobre la pared del fondo, la única de nuestro baño, que deja absoluta visibilidad al baño masculino.

Desde el otro lado, un chico me guiña el ojo. Me río en voz alta y bajo la mirada con cierta vergüenza ante la situación. Él, con plena tranquilidad se acerca a un urinario. Automáticamente grito: “cierra la puerta”. Me mira, sonríe y continúa en sus menesteres. Yo volteo la mirada a la columna que tengo a mi lado, la chica que se lava las manos desaloja el baño. Miro a mi alrededor y cuando inevitablemente miro al frente, el mismo chico de jeans con camisa de cuadros está parado en el medio de su baño, viendo hacia mi y con los pantalones y los calzoncillos abajo gritándome: ¡Hey! ¿te gusta lo que ves?

Por suerte había bebido lo suficiente como para no poder responder a su pregunta o detallar su miembro y para decir que la noche cerró con desabroche de oro.

 

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *