Tinder Match

fb891-que_pase_el_proximo_tinder

 

 

Luego de tantas insistencias por parte de mi amigo, decidí meterme en Tinder. Jamás había escuchado de esa aplicación y eso que lleva ya varios años en el mercado.

Cuando finalmente conecté con un chico que me escribiera. Porque si les soy bien sincera, aquí en España, los hombres a la hora de ligar no son tímidos, sino lo siguiente. Ni por Tinder se atreven a escribir, al menos eso puedo afirmar yo tras 12 matches (posibles parejas). Es sencillo y sumamente superficial, lo que le da un carácter más entretenido. Está conectado a tu Facebook ( de donde obtiene información publico y algunas fotos) y te van mostrando fotos de personas ubicadas en un radio cercano a ti y tu única responsabilidad es votar si te gusta o no. En el momento en que tú dices que te gusta y la otra persona también ocurre un match.

Luego de varios errores, pues confieso que presté poca atención al principio y comencé a juzgar hombres malamente de una lado a otro (hacia la derecha aceptas que te gusta y hacia la izquierda lo rechazas) terminé entendiendo la dinámica y les digo, es casi adictivo, por aquello mismo de la superficialidad. Pues, así fui pasando hombres que me gustaban y otros que no, hasta conseguir una docena. De aquel número de matches en menos de una hora, me escribieron solo dos y al cabo de varios días. Uno de ellos era extranjero, y con esto compruebo lo que comentaba de los españoles.

El único ibérico que “dio la cara” era bastante simpático, la conversación iba a paso de tortuga pero era agradable. Compartimos algunas palabras sobre gustos y profesiones a medida que pasaban los días y no supe de él durante unos 4 ó 5 días.

Decidida a conocerlo o eliminarlo de mi vida, le escribí:
– ¿Cómo va el cantante de canciones?
– Así había definido -días atrás- su genero como cantautor, de canciones.
– Aquí, muy bien ¿Para cuándo unas cervecitas? (Texto acompañado de una foto de él con una cerveza en mano)
– ¿Hoy? lancé mi única opción puesto que al día siguiente salía de viaje
– Jajajaja. Qué lanzada eres

Qué Match ni qué match… Adiós Tinder. Y así fue como eliminé la app de mi móvil.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *