Posted in Aventuras Amorosas RELACIONES y Convivencia

Je t’aime

Je t’aime Posted on 8 diciembre, 20141 Comment

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

que_pase_el_proximo_je_t'aime_paris2
Foto: @ngradecky (Archivo) París, 2015

 

 

Para mi je t’aime es una frase de la ficción. Quizás porque no vivo en Francia, quizás porque hablo francés pero no diariamente, por lo tanto, suena irreal. Es una frase que escucho en películas, canciones o escrita en un libro o un muro.

Esa noche escuché tanto la palabra que me sentía en una película, y se lo hice saber. Nos habíamos conocido hacía media hora, en Champ de Mars (los jardines que escoltan a la Torre Eiffel) y ya él había profesado hacia mi persona la más grande oración de una relación: te amo. Aunque en francés ocurre como en inglés que significa te quiero y te amo, sin distinción alguna.

Yo no sé si de los nervios o del personaje en cuestión me reía para evadirlo. “Tu estás loco”. “No, no, no estoy loco -me decía- sé bien lo que digo. Salí hoy de casa pensando que conseguiría a alguien grandioso y mírame, te he conseguido a ti. Y aquí me ves, con una chica linda, guapa, inteligente”. ¿Huh? Con toda razón existe este espacio, es que yo me topo con cada loco. Me declaró su amor, me halagó a más no poder, describió mi forma de ser casi a la perfección sin siquiera conocerme.

Yo estaba impresionada pero no sabía cómo decirle que creía que era un brujo, un adivino o quién sabe qué especímen raro.”Je t’aime”, me decía de a ratos con sinceridad y sin miedo alguno. “Eres magnífica. Me encanta tu forma de ser”. -“Pero si no me conoces”, contestaba yo. “Sí, claro que te conozco. Te he descrito recién, no? Y lo he hecho bien. Qué feliz soy de haberte conocido. Por fin te he conocido”.

Sonreí. “Bueno, yo me voy esta noche, el vuelo sale mañana a primera hora, quizás tenga que dormir en el aeropuerto”. “Deberías venir a vivir a París -me decía- hablas francés y tienes papeles, es lo único que necesitas. Ya me has conocido a mi, no necesitas más. Te vienes aquí y vivimos juntos. Yo te cuidaré y me ocuparé de ti… ¿Tu m’aime?” Este hombre es una  metralleta de palabras. No para de hablar. No puedo si quiera procesar todo lo que me dice. No puedo digerirlo. Pero ciertamente puedo identificar que está cucú de la cabeza. Yo lo miraba descolocada: “No” -“¿Y por qué no?”. “Ejm. Porque no… ¿te conozco?”. “Sí. Te entiendo. No pasa nada. Hazme preguntas para que me conozcas”. ¡No se trata de eso! Yo estaba en blanco, en shock, paralizada…”es que no se trata de preguntas. Se trata de tiempo”. Aquella ametralladora de amor continuaba y me preguntaba de relaciones anteriores, de mi vida, de mis sueños, pero mi corto francés no alcanzaba para dar explicaciones y tampoco pretendía hacerlo con un extraño.

Después de compartir tres horas con una persona que me decía Je t’aime a cada rato, habiéndome apenas conocido, no sabía si era más irreal la frase, la escena o el personaje en cuestión.
A medida que caminábamos hacia el metro se lo hice saber: “Je me sens comme un filme” -“C’est notre filme”, añadió.

 

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

1 thought on “Je t’aime

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *