Posted in Aventuras Amorosas RELACIONES y Convivencia

Esto es intimidad

Esto es intimidad Posted on 15 diciembre, 20141 Comment

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

En su casa, sobre el sofá, caí torcidamente sentada. Mi cuerpo relajado y agotado reposaba sobre el sillón cuando él se acercó, cual fiera a su presa, para besarme tiernamente la boca. Nos devoramos mutuamente hasta que la incomodidad nos superó y decidió abrir el sofá cama. Movió todos los elementos entorpecedores del camino y me dijo: “no te muevas”. Inmóvil yo sobre el mueble, él abrió el sofá cama mientras mi cuerpo se deslizaba de un lado al otro del acolchado a medida que él realizaba los movimientos necesarios para lograr la entera horizontalidad del mueble. Tras su logro, cogió una cobija, nos tapó y se acurrucó a mi lado, besándome con dulzura.

Acurrucados el uno en el otro interrumpió aquel idilio: flaca, yo me tengo que quitar la camisa porque no puedo dormir así. Tomó las costuras entre sus manos y deslizó su cabeza para despojarse de la camiseta. Unos segundos más tarde asomó: -creo que tú deberías hacer lo mismo y quedamos pares. Lo miré de reojo, esperando que entendiera la señal negativa. Me opuse, y así permanecí varios minutos. Poco después el calor de su cuerpo y el de la habitación me superaron. Y quedé en camiseta. Permanecimos abrazados nuevamente, hablando sobre el significado de la intimidad. Era una conversa grata y profunda.

Al rato me dijo: lo siento, pero me tengo que quitar el pantalón, me ahogo del calor… -No es mi problema, le dije, te morirás del calor. Se desabotonó el pantalón, me miró a los ojos y dijo: creo que el problema lo tienes tú, y sin más, se despojó de aquel.

¿Qué es para ti la intimidad? -me preguntó. Aún no sé si ganó su encanto, sus argumentos o mis ganas, pero de ahí en más se asió de todos sus artilugios para terminar explicándome de manera práctica -y no literaria, como lo había hecho yo-… y ahí desnudos, cuerpo con cuerpo, besándonos, abrazándonos, mis piernas arropando las suyas, sus brazos cubriendo mis curvas, me dijo: esto es intimidad.

——

Este chico fue quien me pidió: “Dime papi”

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

1 thought on “Esto es intimidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *