Posted in Fails y Cómicos Noches de copas

Alcoholizada

Alcoholizada Posted on 4 marzo, 2015Leave a comment

Soy una feliz y soltera, periodista y escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

Foto: AlexVan (Pixabay)
Foto: AlexVan (Pixabay)

 

 

En una noche de borrachera con final bochornoso coincidí con él luego de más de un año sin vernos. Nos encontramos por casualidad, gracias a mi hermano, aquella noche de fiesta, pues yo para evitar la tentación ante aquel bombón, decidí no escribirle más desde la última vez que nos vimos.

Nos saludamos, intercambiamos algunas comunes preguntas de rigor y hasta ahí. Entonces, el alcohol me venció, un amigo le agregó champán a mi menú cervecero de la noche y hablamos, bebimos y bailamos y nos tomamos fotos. Si el mix de bebidas no me impidiera recordar con claridad podría contarles más detalles, pero a duras penas llegué a casa, gracias que él nos llevó. Recuerdo que cuando detuvo el auto le dije sonriente: “¿y ahora a dónde vamos?” “No boluda, bajate, que mañana trabajo.” Lo miré con cara de pocos amigos, y seguramente resacosa (entiéndase, de resaca). Me bajé del auto y aún desconozco cómo logré subir dos pisos a pie y llegar a la cama a salvo.

Al mediodía siguiente -pues mi mañana nunca existió- noto un mensaje de voz en nuestra conversación. Con los ojos entreabiertos abro el chat y veo que es de mí hacia él. ¿Qué será esto? No lo recuerdo. Dios qué mal estuve ayer. Una voz de ultratumba, casi de barítono, con escasa pronunciación dice: “Nos tenemos que ver cuando no esté mi hermano aquí”. Noooooooooooo, cómo envié eso? No puedo beber más nunca. ¡Ohhh! Qué borrachera
– “Qué vergüenza de mensaje”, le puse al instante
– “Buen díaaaa dormilona cachondosa, ¿qué onda? qué pesada que te ponés ¿eh? cuando estás alcoholizada

 

Soy una feliz y soltera, periodista y escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *