Posted in Nice to know you

Nachito

Nachito Posted on 20 marzo, 2015Leave a comment

Soy una feliz y soltera, periodista y escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

Foto: Anthony Delanoix (Unsplash)
Foto: Anthony Delanoix (Unsplash)

 

 

 

 

Nachito fue el epítome de mis vacaciones bonaerenses. Lo conocí gracias a mi prima. Se nos atravesó mientras bailábamos aquella noche en la fiesta en Rosebar, la misma en que ocurrió lo de Sídney. Pasó a mi lado, era un monumento de hombre. Y es que no era para menos, en cuanto volteé la mirada hacia arriba me encontré con sus ojos. ¡Dioooos que guapo! y cuando miré a mi prima para hacerle señales de aquella figura que había sido más que colirio para mis ojos, la encontré abrazándolo… ¡Joder, lo conoce!

Minutos más tarde tengo al monumento frente a mí y a mi prima presentándonos: Él es Nacho, es amigo mío de la infancia, y mirá dónde me lo vengo a encontrar.  Ay!mi amor, menos mal que te encontramos, yo estaba perdida sin ti.

Mis ojos no paran de ver a los suyos sonriendo en silencio en medio de la oscuridad mientras mi cerebro se encarga de procurar borrar la tonta sonrisa que me genera ver aquel flaco medio rubio de casi dos metros de altura. Segundos más tarde el monumento ¡me está abrazando! “Hola, mucho gusto” Ay! Suéltame, suéltame, suéltame que me derrito con un hombre tan alto y tan hermoso como tu tomándome de la cintura. Este hombre está, como dirían en Venezuela: ‘miamor con tequiero’ ¡Ay! Nachitooooo

Me mantengo a su lado, pues sino entre tanta música no se escuchan nuestras voces, vale, y también porque me gusta la sensación de tenerlo cerca qué tonta soy. Me pregunta al oído:
– ¿Y? ¿Qué tal España?. Me contó tu prima que vivís en Madrid
– ¡Sí! Fantástico. Me encanta
– ¡Qué bueno! ¿Y los chicos qué tal? Son chamuyeros* como acá?
– Jajajajja qué va. Los únicos chamuyeros son los argentinos
Y abrazándome con fuerza me dice: ¡Ay sos la mujer de mi vida!
– ¿Sí? Qué bueno ¿dónde habías estado todo este tiempo?, le digo guiñándole un ojo.
– ¿Y qué hacés acá?
– De vacaciones, con la familia y ahora de tragos con  mi prima ¿y tú?
– Me hacen una despedida mis amigos. Me voy a vivir a Nueva Zelanda
Noooo, recién te conozco y ¿ya te vas?
– ¿Y eso? ¿Qué vas a hacer a Nueva Zelanda?
– Buscar respuestas mentales a problemas emocionales Ahhh bueeeno… se nos puso intenso el hombre
– Será aprender a escuchar a tu corazón, las respuestas emocionales las tiene tu corazón, pero pasan por la cabeza y te confunden.
Con cara confusa me miró y me sonrió, “Tenés razón. Me gusta cómo pensás” ¡Y a mi cómo te ves! Grrrrr
“Suerte” le guiñé mi ojo derecho y soñé con que él también fuera el hombre de mi vida y que nos volviéramos a ver

 

 

 

—–
*chamuyo es ese conjunto de palabras y frases que un hombre usa para conquistar a una chica y llevársela a la cama.

Soy una feliz y soltera, periodista y escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *