Posted in señales del universo AMOR, Aventuras y Flirteo DESAMOR, Fails y Cómicos

No me olvides

No me olvides Posted on 6 abril, 2015Leave a comment

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

Foto: Romi (Pixabay)
Foto: Romi (Pixabay)

“Necesito sacarte de mi vida porque no me hace bien pensarte y tenerte lejos. Son realidades que no comulgan. ” le dije con plena sinceridad.

Decidí aprovechar la oportunidad del viaje que me salió a Buenos Aires para compartir con mi familia y finalmente olvidarlo. “No me olvides” -me dijo, “no vas a poder”. Hacía unos tres años que nos habíamos conocido, uno que nos quisimos con locura, dos que lo había olvidado y cerca unos 4 meses que había vuelto a mi vida.

A este punto no sabía si era un egoísta por no dejarme olvidarlo o un creído por no creerme capaz de hacerlo ¿Pero tú quién te crees? “¿Por qué dices que no puedo?” “Porque lo nuestro fue demasiado intenso como para dejarlo ir… y lo sabes.” No lo soporto. ¿Pero tú quién te crees? ¿Cómo es posible que me haya enamorado yo de un hombre que tres años más tarde no me saco de la cabeza. Estamos todos locos. Esto se acabó y con convicción dije: “Lo hice una vez y puedo volver a hacerlo”

“Verás que no”. Ignoré sus palabras, armé mi maleta con poca ropa y mucho coraje y me fui. Me planteé no escribirle, no hablarle, no pensarle… lo mejor será sacarlo de mi mente para luego desarraigarlo de mi corazón.

Buenos Aires me recibe de brazos abiertos con días soleados y frescos, una familia hermosa y muchas novedades. Alguna vez viví ahí y volver a ella siempre me hace bien, pero no olvido a Madrid y a él, aunque lo intento, no se me hace fácil. Con el transcurso de los días son más las cosas que me recuerdan a él. Chicos en la calle que gritan su nombre, música que sabe a él, locales vacíos en busca de emprendedores que siembren ahí sus raíces como sé que algún día volverá a hacerlo. Paseo sola. Me reencuentro conmigo. Sonrío sabiendo cuánto ha cambiado mi vida para mejor. Lo tengo todo.

Todo menos a él.  Me subo al metro y hay carteles blancos con una flor violeta azulada que lee “No me olvides”.

¿Pero esto qué es? ¿Un encargo suyo a esta ciudad para tenerlo presente?

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *