Posted in AMOR, Aventuras y Flirteo

Mi rancho

Mi rancho Posted on 6 mayo, 20151 Comment

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

que_pase_el_proximo_mi_rancho

Bienvenido a mi rancho, te pido disculpas desde ya porque seas partícipe en conocer el lugar en el que vivo. Se rió y sé que pensó que exageraba. Su rostro permaneció inmutable ante la presencia de mi habitación. No es un lugar del que se pueda estar orgullosa. De seguro que no. Pero bueno, ya estábamos ahí, no había vuelta atrás.  Me abrazó con ternura.

Comenzamos a besarnos y nos tumbamos en la cama. Ladeados e incómodos nos mimamos hasta hundirnos (y esto no es poético sino literal) en la cuña que se generaba entre un colchón y el otro. Me miró con cara de extrañeza pero preferí morir callada. ¡Já! Yo te lo advertí y no me creiste ¿No es un rancho? ¿Y si él es un rancho también? Quizás esto no le parezca tan malo…. Jum será un desastre. Bueno, arreglado no es, así que podría serlo, pero bueno, eso en realidad no tiene que ver. ¿Que más da si se va a China? Y entonces, en medio de aquel movedizo e inestable colchón de mi cama adoptiva, en lugar de quejarse, caballerosamente me apartó, me recogió de la cama, y sin hacerse mayor problema se levantó cogió el colchón y lo tiró al suelo.

Y en cuanto tal acción se llevó a cabo quedó develado el secreto de la movilidad propia de la cama: un colchón secundario de menor tamaño. “¿Qué es esto?” preguntó. Me reí tanto por dentro que la risa salió de mi cuerpo. No sé, yo te lo advertí y tu decidiste no creerme. ¿Ahora crees en mi rancho? Con nuestros labios conectados entre dijo: si y caímos rendidos sobre aquella paupérrima cama cuyas sábanas aún conservan recuerdos de nuestros placeres ahí consumados.

—–

A este tío, antes de que partiera a China, le pedí: “dime algo en chino

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

1 thought on “Mi rancho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *