Posted in Amor puro Relaciones y Convivencia

Tenernos de lejos

Tenernos de lejos Posted on 3 agosto, 20151 Comment

Soy una feliz y soltera, periodista y escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

que_pase_el_proximo_tenernos_de_lejos
Foto: @ngradecky (Archivo)

 

 

 

Jamás pensé, después de tantas sufridas relaciones que he tenido de lejos, que pronunciaría esta frase. Mucho menos tan profundamente como lo hago en este momento. “Me encanta que tengamos que separarnos, tenernos pero tenernos de lejos” Como si observáramos lo vivido desde una mirilla. Nos brinda la posibilidad de darnos cuenta de lo que queremos desde la distancia, que considero, siempre es un punto favorable. Extrañarnos, espacio para revisar lo vivido. Verlo con otros ojos, desde otra perspectiva, como sentados desde la vereda de enfrente.

Pero a la vez me siento tan rara respecto a esto que pareciera tan nuevo y familiar a la vez, que no sé cómo se digiere. Prefiero no darle muchas vueltas al asunto porque las ganas de tenerlo a mi lado están, y son fuertes, pero creo que al haber aceptado que no puedo hacer nada al respecto éstas se disipan. Pierden fuerza, como el amor cuando no es correspondido.

Pero esto es diferente. Es como si este amor cobrara fuerzas con la distancia, con la posibilidad de visualizar las cosas desde afuera, de tener la oportunidad de analizarlas con detenimiento. Conocer a alguien es un proceso encantador, pero ciertamente más delicado de lo que nos imaginamos y creo que solo tomamos conciencia de ello a medida que nos hacemos viejos. Conocerte ha sido -sin duda alguna- de las mejores cosas que me han pasado últimamente, y tomo tus mismas palabras para expresarlo, ¿qué hermoso tener la posibilidad de hacer eso, no?

Lo curioso de poder tenerte y no tenerte, a pesar de que se me agranda y achica el corazón cuando nos vemos y nos dejamos de ver, es que siempre te siento cerca; y que, a diferencia de otras veces, no siento que me quedo sin aire por no tenerte, ni dejo de cumplir con mis responsabilidades, ni me transformo en alguien irreconocible. Simplemente continúo con mi vida como comúnmente lo hacía antes de conocerte, como lo hago estés a mi lado o no. Y creo que eso es haber madurado tanto personal como emocionalmente. Me haces falta, inevitablemente. Soy inmensamente feliz a tu lado, quizás demasiado para el poco tiempo que nos conocemos. Pero nunca me había sentido tan yo, tan auténtica, genuina y sexymente yo.

Eso sin contar que esta distancia nos permite conocernos desde otros puntos de vista. Vivir cosas que la mayoría de las parejas no suele vivir. Enfrentarse a una despedida no es fácil, pero ciertamente te hace crecer, valorar lo que tienes y extrañarlo, pero sobretodo darte cuenta de cuánto lo quieres.

Para mi verte es más que un reencuentro. Es redescubrir cosas maravillosas de ti que me encantan, es darme cuenta de que cada día que pasa eres un misterio menos al que quiero cada día quiero más.

 

 

Soy una feliz y soltera, periodista y escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

1 thought on “Tenernos de lejos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *