Posted in AMOR, Aventuras y Flirteo

Amor de verano

Amor de verano Posted on 17 agosto, 2015Leave a comment

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

Foto: Amy Humphries (Unsplash)
Foto: Amy Humphries (Unsplash)

 

 

 

¿Quién no ha vivido un amor de verano? El mío transcurrió así…Desnúdos resposaban nuestros cuerpos al sol.

Mi amor y yo dormíamos la siesta como ángeles en reposo hasta que el calor se apoderó de mi cuerpo sin notificación alguna. Abrí mis ojos de inmediato. Miré a mi alrededor: a mi derecha, una pequeña mesa, al frente una hermosa vista del mar, a mi izquierda, su desnuda compañía en la silla de al lado.

Dormía plácidamente. Su cuerpo esbelto relajado y su miembro grueso sobre su torso enfilaba hacia su ombligo casi tocándolo. La imagen no podía generarme sino morbo. Difícil distinguir si el calor de mi cuerpo era producto de la exposición solar o de aquellos estímulos visuales.

Mi mano se dirigió hasta su vientre sin mayor premeditación. Comencé a a acariciar su virilidad lenta y suavemente. Su miembro reaccionó. Me encanta la sensación de éste crecer en mi mano a medida que este se tensa y se crece. Me excita no saber si él está despierto y disfrutando este momento, o quizás teniendo sueños eróticos en sintonía con estas caricias. Continué mi sutil seducción mojándome de a poco

Sumida en aquella marea de mimos sentí como de a poco el dueño de aquella criatura se despertaba para darme placer a mi también. Nuestras manos se ocuparon de los placeres,  nuestras bocas en encontrarse, nuestras ganas de saciarse corriendo apresuradamente a una cama donde la ardua tarea de entrarnos no estuviera entorpecida por apoya brazos.

Más que un amor de verano esto fue un morbo estival suertemente saciado, o quizás ¿una siesta con final feliz?.

 

 

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *