Sexo tradicional

Sexo tradicional

que_pase_el_proximo_sexo_tradicional

 

 

Cualquiera que me conozca y que haya conversado un rato conmigo, o leído unas cuantas historias de este blog sabrá que a mí las guarradas en la cama me encantan. ¿Sexo tradicional? ¡Qué va! ¿Para qué negarlo? Sería mentirme a mí misma.

Y como siempre -no es mentira que los polos opuestos se atraen- lo conocí a él que es más santo que cualquiera de la iglesia. Más tradicional que la institución misma. Creo que lo más osado a lo que podrías convencerlo sería el 69. ¡Vaya osadía!

Yo, como el sexo era increíble me hice la vista gorda, digamos que ignoré la personalidad recatada y limitada de aquel ser, hasta que un día… en medio de un exquisito momento sexual de deleite absoluto mientras él me devoraba mi entrepierna, invadida por aquel placer arrebatador: “méteme un dedo en el culo”, dije sin titubear hundiéndome entre las sábanas.

A lo que inmediatamente prosiguió un silencio de ambas partes y un conato de carcajada: ppffffff…

 

🙁  Vale, creo que tendré que adaptarme al sexo tradicional, sin importar si sea oral o misionero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *