Posted in Sexo, placer y erotismo

Sincronía corporal

Sincronía corporal Posted on 16 octubre, 2015Leave a comment

Soy una feliz y soltera, periodista y escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender. Amo escribir, viajar, conocer gente, la buena comida (en la cama y en la mesa), tomar fotos, pintar, leer y dormir.

Foto: Alejandra Quiroz (Unsplash)
Foto: Alejandra Quiroz (Unsplash)

 

 

 

Nuestra sincronía corporal era inefable. Esa que sin empeño cotidianamente teníamos, se traducía en la cama como un impulso por recordar de dónde nos conocíamos, de cuándo, de dónde. Cada respiro y cada latido le corroboran a mi alma que esto lo habíamos vivido antes. Tu y yo.

Y bajo la más negra noche oscura. Persianas abajo. Luces ausentes. Nuestros cuerpos compartiendo una cama después de varias semanas de hambruna sexual. Y como si nuestras grasas, nuestros huesos, nuestras curvas, nuestro aliento, nuestra esencia se conociera de antes para ahora, en medio de las más absoluta ocuridad encontrarse para consumirse abrasadoramente.

Carentes de palabras, comandos o sonidos, nos fuimos encontrando mutuamente de un modo natural y especial. Nuestros alientos se fundían, nuestros labios se tocaban mientras las manos ocupadas en otros quehaceres del placer nos hacían gemir en silencio. Nuestras piernas rozándose mutuamente, nuestra intimidad conectada consumiéndose sin descanso alguno.

Nuestras almas unidas en este encuentro mágico, divino y absoluto. El mundo desaparecido durante ese instante, los relojes detenidos en el tiempo, nuestros nombres olvidados, y nuestros cuerpos en sincronía girando mutuamente sobre aquellas sábanas blancas consumando nuestro amor.

 

 

 

Soy una feliz y soltera, periodista y escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender. Amo escribir, viajar, conocer gente, la buena comida (en la cama y en la mesa), tomar fotos, pintar, leer y dormir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *