Posted in Fails y Cómicos

Cama ajena

Cama ajena Posted on 19 octubre, 20151 Comment

Soy una feliz y soltera, periodista y escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

que_pase_el_proximo_cama_ajena

 

 

Y en aquella casa. Solos. Habiendo compartido una equilibrada tarde de sexo y siesta en una cama ajena de aire en el medio del salón, llegó la hora del baño. Opté por quedarme un rato en aquella ‘cama’. Él se bañaba y por primera vez aparecía ante mis ojos vestido con tan solo una toalla. La vista -admito- era tan apetitosa que era como para permanecer quieta tan solo disfrutando de la vista.

-¿Tu amiga? ¿Viene?

– Sí, no sé a qué hora.

-Me bañaré antes de que venga.

-Aquí te espero, me dijo sellando mis labios con un beso.

Completamente desnuda me dirigí a aquel baño. No recuerdo la última vez que estuve en el baño de un desconocido. Que a su amiga la he visto dos veces en toda mi vida, y a él igual. Ignorando todos aquellos pensamientos, me bañé bajo el agua caliente y el dulce aroma de un jabón que me traía recuerdos a mi tierra, a mi baño, a mi casa.

Al salir de la ducha, seca a medias, escucho a cerradura. ¡Joder, esta mujer ha llegado! Tengo dos opciones: o correr a la cama con él (en el medio de la sala, antes de que ella llegue ahí) o quedarme aquí evaluando sonidos y esperando no encontrármela yo en toalla, en el medio del pasillo de su casa.

Sin tiempo de evaluarlo demasiado me largué del baño, corrí por el pasillo y al llegar al salón, pudiendo escuchar los sonidos de la presencia de su amiga en la cocina, me zambullí en aquella cama ajena de aire junto a su lado. Mi corazón latiendo apuradamente y nosotros, riendo en silencio ante aquel episodio mientras esperábamos a que su amiga se presentara en el salón.

 

Soy una feliz y soltera, periodista y escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

1 thought on “Cama ajena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *