Te dejo porque te amo

Foto: Arkady Lifshits (Unsplash)
Foto: Arkady Lifshits (Unsplash)

 

 

 

 

No te dejo porque haya dejado de quererte, porque haya conocido a alguien o porque me haya cansado de ti. En lo absoluto.

Te dejo porque lo que vivimos fue tan hermoso, que seguir pensando en ello a diario, soñando que algún día volverá es desgastarlo y no enaltecerlo. Te dejo porque me cuesta mucho imaginarme una vida sin ti y es lo que tengo en este momento. Te dejo porque te quiero lo suficiente para dejarte elegir lo que prefieres para tu futuro.

Te dejo porque me resulta ridículo esperarte, porque quizás decidas no volver jamás. Te dejo porque me cansé de ser la cobarde que mantiene relaciones a distancia por temor a perder el amor, sin darme cuenta de que lo perdí todas y cada una de las veces anteriores. Te dejo porque aprendí que la vida es aquí y ahora, y tú no estás ni aquí ni ahora.

Te dejo porque me hace daño saber que podríamos estar compartiendo la vida juntos, construyendo un hogar de armonía y serenidad, lleno solamente de alegrías y crecimientos, y en cambio estamos separados por casi 10 mil kilómetros de distancia.

Te dejo porque entendí que cada quien tiene la vida que quiere y yo un amor de lejos más no estoy dispuesta a soportarlo. Mucho menos un amor de este tenor. Te dejo porque te amo tanto que el dolor supera el amor, y todo deja de cobrar sentido.

Te dejo porque te amo.

 

 

Un comentario en “Te dejo porque te amo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *