dejame

Déjame

dejame

 

 

¿Por qué me persigues?

No te persigo

Déjame tranquila

No te estoy molestando

Sí lo estás.

Lo siento.

Deja de escribirme. Terminamos.

Lo entiendo.

Esto se acabó. Terminamos. Déjame tranquila.

No quiero dejarte. Te quiero.

Lo sé, yo a ti también. Pero a mí esto me hace daño. Te quise demasiado. Más de lo que imaginé quererte y no sé cómo manejar esto. Déjame. Deja que el mundo nos sorprenda. Con alquien mejor. Con el timing adecuado, con un reencuentro propicio. Por nuestro bien, déjame.

 

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *