RELACIONES y Convivencia

Cucharita

Cucharita 10 enero, 20161 Comment

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

Compartíamos una cama matrimonial, grandes conversaciones y pocos sueños. Nuestros cuerpos desnudos dormían en cucharita.

Al cabo de unas horas y a duras penas me levanto de la cama para ir al baño. De regreso a la cama, él descansaba invasivamente sobre el lado derecho, con apenas margen entre él y borde, que ocupé a mi regreso haciéndome paso entre sus brazos y piernas que me miraban salir del baño.

Cual cucharita pequeña me sumergí entre sus extremidades. Me acobijó con sus brazos y cubrió mis rodillas con las suyas. Su respiración en mi cuello y su torso adherido a mi cuerpo como un empaste.

En cuanto el calor corporal se tornó insuficiente me moví y dije: tengo frío. Enseguida se movió, alzó su cara para mirarme. En ese caso… -y despegando su cuerpo del mío- tendré que arroparte, dijo a la par que cubría mi cuerpo frágil y desnudo con el suyo.

Aquel momento glorioso duró unos pocos segundos. Te haré daño con mi peso -dijo nuevamente apartándose y cogiendo la sábana para cubrirme mientras él se ponía a mi lado para hacer cucharita conmigo.

—–

El personaje de esta historia es mi affair belga

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.