Ex virginidad

ex virginidad

que_pase_el_proximo_ex_virginidad

 

 

Cómo su primera ex perdió la virginidad con él fue lo último que pensaría enterarme de un tío. Pero el alcohol tiene esa clase de cosas. Coincidimos en el bar. Él bebía desde temprano con sus colegas. Yo llegaba con una amiga y mi jefe a aquel referente local al que todos iban en plan after office. La diferencia estaba en que ellos salían a eso de las 5 ó 6 de la tarde del curro, nosotros a la 11pm. Para la hora en que llegamos al bar habían habido ya varias rondas de alcohol.

Comenzó a contarnos de cuando era adolescente y cómo él y sus colegas habían tenido la suerte de haber ligado todos juntos. Estando todos con novia, todos los días surgían entre ellos historias, respecto a sus novias, aventuras y lo más épico, las guarradas a las que uno de sus amigos se enfrentaba cada vez que llegaba a casa de la familia de su chica y los padres estaban toqueteándose sin vergüeza alguna en el salón.

Luego de haber narrado todos los detalles de aquella historia graciosa -y penosa para su amigo- dijo, y la historia de cuando mi ex (mi primera novia) perdió su virginidad. -Silencio- Ehmm, esto no queremos saberlo. Bueno, se alzó me amiga de la silla, yo voy al baño. No sé si realmente tenía ganas o si era una excusa para no escuchar aquella historia. Lo miré a los ojos y le dije: “Esta historia no nos interesa”.

Con cara de pena, frunció la boca hacia un lado y dijo: Una pena porque es una muy buena historia. Y sin vergüenza alguna o titubeos comenzó su cuento. Era mi primera novia y la primera que realmente les gustaba en casa. Mi madre es una tía complicada, como si nadie le resultara suficiente, y esta chica le gustaba. Este hombre es un gran cuentacuentos. Esto es entretenimiento a tope. Detales y demás. ¿Será así también sin alcohol de por medio? Sus padres, habían ido a jugar al tenis y la casa estaba sola. Oportunidad perfecta para ambos. Se consumieron mutuamente entre sábanas que quedaron bautizadas por la virginidad de su chica, que luego tuvieron que restregar a mano antes de que sus padres volvieran a casa.

Como si todo aquello no fuera ya suficiente. Después de aquel acto, como buen caballero, pidió a los padres el coche para llevarla a casa. Los padres accedieron con la condición de que fueran hasta el tenis a buscarlo, y así fue. Lo que los chicos no sabían es que sus padres, habían -naturalmente- comentado de la casa a solas que le habían dejado a su hijo para que se acostara con su novia. Cuando la parejita llegó a buscar el coche, fueron minuciosamente observados y en silenciosamente ‘burlados’ por los compañeros de tenis.

Aquella noche fue mundial. Escuchar de un chico que te gusta, a quien mínimamente conoces, tan sólo nombre y nacionalidad, historias de más de 15 años atrás que versan sobre ex novias, pérdidas de virginidad, sábanas manchadas y todo aquello innecesario saber de alquien poco cercano y a quien te gustaría volver a ver.

 

 

—–

El chico de ojos azules es el protagonista esta historia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *