Posted in Fails y Cómicos

Belga raro

Belga raro Posted on 7 mayo, 20161 Comment

Soy una feliz y soltera, periodista y escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

que_pase_el_proximo_belga_raro
Foto: @ngradecky (Instagram)

 

 

Fue en un viaje a Bruselas sentada en una plaza, contemplando el paisaje, reencontrándome conmigo cuando apareció. No lo ví venir hasta que tuve a aquel belga raro frente a mis pies.  Era jóven, vestía una chaqueta abrigada roja, y una diastema decoraba su boca. “Bonsoir”dijo con una sonrisa.

Lo miré un poco sorprendida, “bonsoir”

“What is your name?” ¿Tan mal hablo francés para que con una respuesta me preguntes cómo me llamo en en inglés?

Contesto con la verdad. Nunca he conseguido decir otro nombre. No sé por qué.

¿Me darías un euro?

Le miro. “No. Lo siento”. Enfoco mi mirada en el paisaje.

No dice nada. Alza la vista a su alrededor y permanece inmóvil frente a mi. Paralizado. En silencio.

Unos minutos más tarde, con seña incluída le ruego: “¿Podrías por favor retirarte? Estás en medio de mi vista”

Permanece otros minutos ahí paralizado.

Esto me encanta, me dice, sin procesar movimiento alguno.

¿Perdona? contesto confundida

Me encanta estar aquí, venir al parque, a contemplar a la gente.

Todo adquiere, en cuestión de segundos, una atmósfera rara. ¿por qué me habrá pedido dinero? ¿por qué se queda inmóvil ante mi sin respuesta alguna? Y en cuanto el belga raro se retiró de mi lado aproveché para huir de aquel parque.

 

Soy una feliz y soltera, periodista y escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

1 thought on “Belga raro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *