Foto: Michael Gaida

Voz seductora

Foto: Michael Gaida

 

 

Su voz es seductora, masculina, es como beicon al teléfono. Escucharlo hablar me pone. No lo conozco, es un cliente que llama pidiendo que le ayude. Habla pausadamente, meditando sobre lo que va a decir.

“Buenos días, ¿en qué le puedo ayudar?”

“Por fiiiiin” contesta la voz al otro lado del teléfono. Alguien a quien puedo entender. Me rió tanto por dentro que incluso por fuera es notorio. Sé a qué se refiere, es el cuento de todos los días: he viajado por el mundo entero intentando solucionar este asunto y doy con gente en India a quien no puedo entender.

“Sí, lo entiendo. Espero poder ayudarle hoy”

“Ehm” -Silencio- “Seguro que sí” Intenta hablar pero no logra articular sus palabras. ¿Este hombre está bebiendo? Será esa la razón de su voz carrasposa? Mmm, me encanta su voz y su presencia. Duda antes de hablar. “¡Oh! -hhmm, se aclara la garganta- Tu voz… Ehm. lo siento. No debía haber dicho eso, sólo se escapó de mí”. Me río a carcajadas. Él me acompaña. Aclara de nuevo su voz y continúa: “Bueno, es un tema esto de ir por varios departamentos buscando alguien alrededor en alguna parte -porque siento que he le he dado la vuelta al mundo en unos minutos- que me pueda ayudar. Necesito ayuda”. Sí, le creo… de la vuelta al mundo y de la ayuda porque muchos de nuestros equipos no son muy eficientes. Pero con esa voz también estoy segura que necesita ayuda. “Sí, cuénteme ¿en qué puedo ayudarle?”

“Ustedes dónde están ubicados?”

“En Madrid, España” Ole, Ole, Ole.

“Qué bonito. Maravilloso. He estado ahí, me gustó mucho. Pero debo decir que vivo en la mejor ciudad del mundo”

“Me atrevo a decirle que no le creo. Ahí vivo yo. Aquí vivo yo, en Madrid”

Comienza a buscarme conversación en otros temas. El flujo es lento y pausado, su voz seductora, masculina, carrasposa y aduladora. Entre todo lo que habla, de su tierra, de la grandiosa ciudad donde vive: Pensacola, Florida y demás, menciona que está sólo, que es dueño de una corporación pequeña y que necesita ayuda. Pero no termina de decirme qué clase de ayuda necesita. ¿Psicológica? Problamente. Vive solo y abandonado. Necesitas ayuda de ¿drogas? ¿alcohol? o ¿sexo? Porque creo que te has equivocado de línea, pero con esa voz, como vivieras en Madrid, sin duda iría a por cañas contigo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *