Posted in Sexo, placer y erotismo

Reencuentro Sexting

Reencuentro Sexting Posted on 3 octubre, 2017Leave a comment

Soy una feliz y soltera, periodista y escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

Foto: Priscilla Du Preez (Unsplash)

Tras varias desiluciones de cama y dos años sin vernos, me aventuré a escribirle un Whatsapp. Habíamos quedado para unas copas el finde, pero estábamos a lunes, así que aún dudaba de aquel supuesto reencuentro. Te escribo con calma al salir de la oficina, que hoy es una locura, me dice. Las horas transcurren y no recibo señal suya. Al cabo de varias horas recibo un: 😉

¿Qué clase de mensaje es ese?

Uno breve. Procuraré estar más pendiente por las noches. El premio puede ser muy interesante.

¿De qué premio hablas?

Tú, el premio, no?  -De estar atento y despierto-.

Mmm, me gusta.

Voy a ponerlo en tu boquita.

Honestamente. No sé si quiero tener esta conversación hoy. Me voy a quedar picada toda la semana.

¿Incitas y retrocedes?

No, yo no te incité. Te invité a por cañas este finde, lo demás vino de ti.

¿Quieres besarme como la primera vez en el coche?

No recuerdo cómo te besé ¿Qué hubo de especial?

Hablo de los segundos besos.

¡Me hablas como si yo no hubiese estado ebria esa noche! Lagunas mentales es lo que tengo.

Ya lo recordaremos pronto.

Refresca mi memoria, estaré encantada de repetirlo.

¿Te sostengo el cabello mientras te explico?

Por favor así no interfiere.

Deseo meterlo en todos lados.

Y yo sentirte calentito dentro de mi.

En cuatro… ¿para empezar o para acabar?

Así acabó la conversación. En cuatro lo voy a clavar yo contra la pared por no volver a aparecer. En realidad, ahora mismo lo agradezco porque fue un arrebato pasional de una noche y los reencuentros -sexting o no-, a veces son reparadores, otras devastadores. Os digo por experiencia propia.

—-

Este chico es el de la confesión

Guardar

Guardar

Guardar

Soy una feliz y soltera, periodista y escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *