DESAMOR, Fails y Cómicos

Corazón roto

Corazón roto 13 marzo, 20182 Comments

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

No podemos meternos en el corazón de otros.
Entender sus decisiones o sentimientos.
Con cada corazón roto reflexionaba sobre lo mismo.

Las rupturas nunca son fáciles. Aquella aún menos: no peleamos. No discutimos. No hubo infidelidad. No nos irrespetamos. No se nos acabó el amor.
Nada que pudiera desatar esa decisión había ocurrido.
Y, sin embargo, ahí estaba. Había recibido dos mensajes suyos que se encargaron de opacar mi día.
Sé que no me hería adrede, pero aquellas palabras habían calado tan profundamente dentro de mí, que en lugar de expresar mis sentimientos e ideas claramente, me di a la tarea de soltar todo lo que pensé en ese momento dejando de lado el amor que le tenía. Nada lindo salió de mi entonces.

Quizás mi corazón sea demasiado sensible. Y dejarlo ir es lo más fácil. Quizás sea una cobarde por ello. ¿Debería respetarlo si no estoy de acuerdo? O tendría que salir a pelear por su amor, porque lo intentemos, porque estemos juntos.

Qué dicha sentir así de mucho, sí. Amar así de fuerte. Sentir tan profundamente. Qué difícil encontrar un balance de emociones, que no se te desborde el corazón, que no me vaya de bruces cada vez. ¿Será por ese sentir profundo que escribo para ustedes? ¿O para mí? ¿O para él? ¿O para nadie?

El cielo ardía en llamas, también lo hacía mi corazón.
No sabía si aquello era una señal de que sus mensajes eran definitivos o si las nubes naranjas que me acobijaban eran el reflejo de mi alma.
No estaba complacida con aquella ruptura.
No sin motivos. No sin hablar.
Porque… cuando amas a alguien
¿cómo haces para sacarla de tu corazón?

No importa la respuesta. Lo que realmente me llevaba a preguntarme aquella ruptura era:

¿Por qué acabar con lo que te engrandece y te hace crecer?
¿Por qué no con lo que te opaca y te hace sentir débil?
¿Por qué deshacernos de lo que hemos construido juntos?
¿O de lo que el mundo se encargó de juntar fortuitamente una y otra vez?

Con cada corazón roto me preguntaba lo mismo.

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *