AMOR, Aventuras y Flirteo

Acariciando diferencias

Acariciando diferencias 19 junio, 2018Leave a comment

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

Cual enamorados trasnochados, adolescentes sin frenos y pocas responsabilidades encima, andábamos de amoríos en el metro. Nuestra calentura se agrandaba paso tras paso, beso tras beso y mimo tras mimo. Cada escalón era una oportunidad más para manosearnos, y lo hacíamos como si el mundo a nuestro alrededor no existiera.

Nos sumergimos en las entrañas de la ciudad, y molinetes adentro nuestras manos se perdieron en los pantalones del otro acariciando diferencias” -como dice Soda Stereo en su canción Texturas- y toqueteándonos. Del mismo modo en que la gente sudorosa desfilaba por los estrechos pasillos del metro, sus dedos se escabullían en mi interior a la par que nuestras bocas se besaban entre pasos guiándonos hacia nuestro destino. Mi mano también escarbaba profundidades corporales y ambos nos perdíamos el uno en el otro bajo tierra.

Abrazados, nos acercamos a unos escalones, nuestras bocas juntas demandaban los requerimientos de nuestros cuerpos, y entre tanto fervor y tanta calentura, mi mano queriendo apretar su virilidad, de su boca un grito secó salió y con éste una señora mayor, del susto se cayó de culo escalones abajo.

El episodio nos obligó a contener nuestras risas, separar nuestros cuerpos y extender nuestras manos a la pobre señora para alivianarle la caída.

Aquella tarde aprendimos que acariciando diferencias también podemos ocasionar daños a la salud… de otros.

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.