DESAMOR, Fails y Cómicos

Querido Sr. Perfecto

Querido Sr. Perfecto 22 octubre, 2019Leave a comment

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

vida perfecta

Dos puntos, le dejo esta nota en el espejo del baño. No, en el baño no que le resultará un poco abrupto, escribe mejor en la cocina. Corrijo. En la mesada de la cocina. Eso es.

Entonces… Querido señor, abreviado mejor que es más grato a la vista. Dos puntos. Le dejo esta nota en la mesada de la cocina para hacerle saber que lo dejo. Lo dejamos. No, deja ‘lo dejo’ porque la decisión es puramente mía. Le dejo esta nota en la mesada de la cocina para hacerle saber que lo dejo. dejo. No puedo más, lo siento. Punto y aparte.

He intentado ser comprensiva, amorosa, respetuosa, honesta… ¿Qué más se te ocurre? Mmm, déjeme pensar. No, mira, déjalo así que dando muchas vueltas se pierde el hombre, cuatro cosas y ya está. Es perfecto (o eso cree él) pero básico. Comprensiva, amorosa, respetuosa, honesta. Punto y seguido. No, perdón poner una coma después de honesta. Honesta, pero si hay algo que no soy y no puedo ser es perfecta como usted. Punto y aparte.

Lo más lindo de la vida son los contrastes las imperfecciones de cada quien, es eso lo que nos hace crecer y cambiar. Lo siento pero me voy en busca de un hombre de carne y hueso que no tenga ánimos de grandeza ni infulas de perfección. Que cuando me equivoque me dé una mano y no me empuje al vacío, que cuando se dé cuenta de mis errores no me apunte sino que me abrace, me ayude. Punto y aparte que ya empiezo a filosofar y pierdo atención.

Continúo.

Pensé que pedía poco, aún creo que lo hago pero quizás para hombres perfectos como usted… Perdón, ¿hombres perfectos en comillas? No es mala idea. ¡No! ¿o si? Creo que mejor no, se puede sentir aludido. Pero es para él la carta, ¿no? Sí, claro. Pero siento que las comillas acentúan demasiado su condición, prefiero que sea más sutil el mensaje. ¿Dónde nos quedamos?… hombres perfectos como usted, esto sea demasiado. Punto y aparte.

Lo siento. Mucho. Énfasis. Muchísimo.
Estoy absolutamente clara de que perfecta no soy, de eso hace años que me di cuenta, escribí – incluso- un texto al respecto y cuando admití no ser perfecta, acepté y perdoné mis errores e hice las paces con toda esa imperfección que soy y me rodea, aprendí a ser feliz.

¿A que va de eso la felicidad? Sí, coincido señora -dijo su asistenta afirmando con el rostro-

¿Cómo cierro? Lo mismo le deseo. Eso, escríbelo. Lo mismo le deseo. Un fuerte abrazo, Yo.

No, terminar con Yo punto, no me gusta. Un fuerte abrazo y punto final. No. Un fuerte abrazo coma su querida. No. Tampoco. Muy cursi. Un fuerte abrazo coma la mujer imperfecta.

Un fuerte abrazo,
La mujer imperfecta.

 

PD: Adjunto foto de lo único perfecto en la vida: la vida.

 

 


¿Te gustaría leer más cartas?

Carta de amor

Carta a mí misma

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.