HEARTBREAKS, Fails & Funny

Sexo en hamaca

Sexo en hamaca 2 May, 2014Leave a comment

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

Foto: Clarisse Meyer (Unsplash)
Foto: Clarisse Meyer (Unsplash)

 

Hay cosas que suenan muy bien en tu imaginación, pero que al llegar la realidad, no suenan tan bien. Tal fue el caso del sexo en el mar, de los amores de lejos, y del sexo en hamaca. Los tres que recuerdo en este momento.

Estábamos los dos a solas, tendidos en una hamaca, abrazados el uno con el otro. Comenzamos besándonos tiernamente, luego apasionadamente, hasta que nuestras ganas comenzaron a tomar fuerza. A acentuarse. Nuestros cuerpos sudorosos nos brindaban besos salados. Acurrucados el uno sobre el otro comenzó a convertirse el uno en el otro. Pero entonces se mueve uno para desvestirse, y el otro tambalea. Uno procura montarse sobre el otro y el desequilibrio puede causar una fatalidad. En mi imaginación el movimiento natural de la hamaca contribuía a nuestro encuentro. ¿A quién se le ocurrió que tener sexo dentro de esta estructura rudimentaria resultaría divertido y no catastrófico? Esto es como un trío mocho. Aquí no somos dos sino tres moviéndonos. Uno que no coopera. En el momento en que logran encajar el uno en el otro, no hay donde apoyarse. No existe la estabilidad sino un vaivén.

Para mí eso del sexo en hamaca resta pasión, resta movimientos, resta puntería, resta hasta las ganas de estar ahí con tu pareja para irse corriendo a una cama a hacer las cosas como son.

 

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *