Posted in LOVE, Adventures & Flirts

Fuego entre nosotros

Fuego entre nosotros Posted on 8 August, 2017Leave a comment

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

Foto: Wesley Balten (Unsplash)

Y habiendo recorrido el barrio de Salamanca aquella madrugada, rodeó mi espalda con su torso y mi cuerpo con sus brazos, y encajando su cabeza en mi hombro me dijo en su calmo tono de voz: ¿qué quieres hacer? -Buscar un taxi que me lleve a casa, dije recostando mi cuerpo en el suyo. Imaginaba que dormir abrazados no sería grato durante el estivo… tener que despertarnos temprano para ir a trabajar… despertar junto a un extraño… no tener cepillo de dientes… excusas, en realidad prefería no precipitar los acontecimientos.

¿Si? Preguntó de nuevo como deseando escuchar otros planes. Bueno, vamos a Alcalá para que pilles un taxi. Con un estratégico movimiento de muñecas giró mi torso hacia sí y me abrazó de frente. En la más pura calma nuestros corazones palpitaron al unísono. Nos llenamos de calor humano, pero parecía haber fuego entre nosotros. Como si una hoguera infinita nos rodeara, un calor mayor que el exterior envolvía nuestros pechos en aquel largo abrazo. Como si las ansias y los deseos reprimidos se estuvieran consumiendo en la hoguera de nuestros corazones.

Qué rico abrazo, le dije y respondió sobándome la espalda y apretándome hacia él. Mudó sus brazos de mi cintura al cuello, y entonces lo sentí tan cerca que calculé que si me apartaba de su cuerpo, acabaría clavándome un beso en la boca. Continúe disfrutando de aquel abrazo caluroso que invocaba las palabras de Yourcenar “todo silencio está hecho de palabras que no se han dicho”. Pegada a su cuerpo, aquel idilio se volvió fuego y me ardieron las carnes. Mi entrepiernas era un volcán y con aquella imagen mi mente repasaba las frases que hacía unas horas había leído sobre los hombres escorpio:

Pues porque su superficie impasible no es mas que un alarde. Por dentro, sus pasiones están tan al rojo como aquella estufa con la que te quemaste la mano cuando tenías tres o cuatro años y te empeñabas en tocar lo que no debías. Es posible que ese hombre también sea lo mismo. Por debajo de su engañoso autodominio, calcina. No toques, que sabes perfectamente cuanto tardan en curarse las quemaduras.

– Linda Goodman. El hombre escorpio. Los signos del zodiaco y su carácter.

Para evitar quemaduras optamos por separarnos y nuestras miradas ardieron de reojo antes de continuar nuestro caminar.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *