Posted in señales del universo LOVE, Adventures & Flirts

Tsunami de memorias

Tsunami de memorias Posted on 12 September, 20174 Comments

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

Foto: Archivo

 

Y así, él venía a mi mente una y otra vez. Yo despachaba aquellos pensamientos, como había aprendido en aquellos dos años desde que decidí dejarle. Hasta que un día, los pensamientos dejaron de ser desechables, y de sopetón un tsunami de memorias -nuestras memorias- me invadieron.

Las calles mencionaban su nombre, su perfume desfilaba en los lugares más inesperados, la gente mencionaba su tierra como si se tratara de un destino frecuentado. ¿Exeter… de verdad? Aquellos ecos lo traían a mi mente. En aquel sillón mi cuerpo bullía de alegría como si con tan sólo pensarle, nuestras almas se conectaran. ¿Me pregunto si eso realmente ocurre?

En otro momento le habría escrito.  No estoy para eso. Quizás sea una cobarde. La palabras de Platón me invaden: “El coraje es una suerte de salvación“… me alientan. Quizás deba escribirle. No tenemos 15 años ya. Se trata también de ser honesto con uno mismo. Expresar lo que uno siente no es una derrota, como muchas veces lo tomamos; es un acto de amor propio.

Hoy, dos años más tarde, tras un corazón herido, muchos crecimientos, haber aprendido a abrazar el dolor y perdonado su partida, al llegar el tsunami de memorias, opté por escribirle.

No sé por qué… me has venido a la cabeza repetidamente últimamente. Me gusta pensar que cuando eso pasa es porque es mutuo, jajaja even though it might not.
Espero China o donde sea que estés te esté tratando mejor de lo que mereces y que algún día pueda leer tus aventuras sobre ello. No olvido cada uno de esos mágicos momentos que vivimos juntos. Aún le agradezco al mundo por haberte encontrado.
Un beso grande,

Canción de Kevin Johansen – Anoche soñé contigo

Aquel sentido email iba sin esperar respuesta (podría tardar días, meses años… o quizás no llegar nunca) pero había calmado las fieras de mi memoria. Día y medio más tarde recibí un email suyo haciéndome entender que seguía pensando en mi, que se alegraba escuchar de mi y que la única razón por la cual no había vuelto a escuchar o saber de él era porque él estaba tratando de cumplir con mi voluntad -Pues cuando se fue a China le expliqué que no quería saber nada de él pues yo no podía volver a tener una relación de lejos-. Me preguntaba si seguía en Madrid, que donde fuere que estuviere me deseaba lo mejor y lo más importante: que no estaba en China sino en Málaga. Que por favor, si me apetecía, le contara un poco sobre mi vida.

Yo flipaba. Les digo, FLIPABA… en colores. Mis ojos no podían creer lo que leían. ¿En Málaga? ¿Y China qué? Mi corazón se sobresaltaba sólo de la ilusión de que aquel tsunami de memorias cobrara vida propia.

Continuará en otro post.

 

——

Este chico es el que conocí la noche en que hubo motivos para celebrar.

 

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

4 thoughts on “Tsunami de memorias

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *