Posted in HEARTBREAKS, Fails & Funny

Fuera de mi pussy

Fuera de mi pussy Posted on 7 November, 2017Leave a comment

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

Foto: Valeria Boltneva (Pexels)

Fuera de mi pussy salió de una coña que tenemos en la oficina con respecto a algo que no nos gusta. Porque honestamente, cuando algo no nos gusta es bueno eliminarlo de nuestra vida. El juego “Fuera de mi _____” es uno de nuestros favoritos de la oficina (y eso que tenemos juegos para todo en el curro), nos resulta especial porque se trata sobre ‘despachar’ de nuestra vida todo lo que nos molestara, incomodara o desagradara, que ocurre bastante a menudo considerando que estamos expuestos al teléfono 8 horas del día y de cara a un público de estadounidenses quejicas.

El juego surgió hace dos años en nuestros viajes diarios de metro, saliendo de Torre Arias sobre las 23:15. Tras el ajetreo del día descendemos hacia las entrañas de la tierra con la sola fantasía de encontrarnos con un vagón entéramente vacío, privado, exclusivo para nosotros, o en su defecto, un ‘reservado’ de cuatro asientos, comunes en los vagones naranja que circulan por la línea 5. Esto no siempre es factible, sobretodo los viernes de fin de mes, así que cada vez que subimos al metro y hay gente nos decimos a nosotros mismos las palabras mágicas: fuera de mi carriage, como si por arte de magia aquella gente fuera a esfumarse.

Como nuestra oficina no es normal pues hablamos de todo un poco, y no poco (de lo contrario sería una desgracia), ya de paso nos ponemos un poco cachondas (ahora mismo somos 8 mujeres bajo la tutela de nuestro jefe, el macho alfa, mi pimp) y de aquel cachondeo diario típico, de fuera de mi carriage acabamos en fuera de mi office, fuera de mi life, y fuera de mi pussy. Y como ya había pasado con la lavadora, mis colegas me motivaron a escribir una historia sobre ‘fuera de mi pussy’, pues el tema estaba muy relacionado con mi blog.

Siempre me he considerado una afortunada del amor y el sexo porque nunca fui de tener desventuras sexuales… hasta que las tuve, y entonces este blog cobró sentido y nuestras conversaciones en la oficina se tornaron más jugosas. Así que he optado por reunir una serie de historias que merecerían llevarse un ‘fuera de mi pussy

– El Cavernícola del sexo que se tiraba pedos en la cama.

– El del hombre que confundió una simple novela con una biblia

– Aquel chico que pretendía darme a mí un Golden Shower, sin saber que no concibo que alguien quiera mezclar el placer con lo escatológico

– El que culpó a la Maldita Absenta por nuestra terrible noche de sexo

– El adonis aquel que prefería el sexo tradicional sobre cualquiera de las guarradas que yo propusiera… aunque admito que esa vez no se me fue la mano.

– Los capullos que te dicen mételo tú, como si no supieran dónde va el pene dentro del cuerpo de una mujer

Recopiladas aquí no resultan un gran compendio, así que al parecer -y por suerte- no parece que haya tenido tantas experiencias sexuales desafortunadas. O quizás mi memoria es lo suficientemente eficiente para eliminarlas del panorama mental. De todas todas, cuando os ocurra una experiencia desagradable con algún chico en la cama, ya sabéis qué decir: fuera de mi pussy, de mi chocho, de mi concha, de mi chumino, de mi toti, de mi cuca, de mi bollo… ya entendéis lo que os digo.

Feliz y soltera escritora. Mientras al hombre de mi vida le enseñan a usar el GPS y logre finalmente encontrarme, yo me dedico a contar historias para vivir, para aprender, crecer, respirar y entender.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *