Sexo contigo

    Me encanta tener sexo contigo, pero admito que fui terrible aquella noche. Bebí demasiado, admitió. Me siento igual, fui particularmente terrible esa noche. ¿Por qué dices eso? Tenía…

Cayetano

      Cayetano era su nombre. Era extraordinariamente alto, de ojos ámbar y cabellera grisácea lacia y revuelta. Su estilo era particular. Vestía pantalones khaki con una camisa floreada…

Admirador francés

Su nombre era impronunciable, su altura inaccesible, su simpatía inolvidable y su sinceridad insoportable. Era mi admirador francés. Nos conocimos bajo la Torre Eiffel. Me buscó conversación y yo le…

No es un sueño

Las luces estaban encendidas, dos copas de vino nos acompañaban en aquella noche fría al compás de una incómoda conversación sobre asuntos familiares que siempre apuntaban a mi. ¿Por qué…

En mi torta

– ¿Cómo dirías que se dividen tus prioridades?, pregunté – 50% sexo y 50% Cariño, lealtad, compañía, inteligencia, cultura y estabilidad (económica y emocional) – ¿Lealtad? Si tu nunca le…

Solo sexo

Su altura sobrecogedora, su amplia espalda, su sonrisa risueña, sus ojos café pequeños y expresivos llamaron mi atención aquella noche de barbacoa. Después de varios platos de carne asada, cuando…

Contra la pared

  Éramos adolescentes trasnochados cuando él comenzó a gustarme. Era de facciones delicadas y su ojos marrones eran expresivos y se iluminaban con esa sonrisa pícara y sincera que lo…

Apuesta con final feliz

Aquella apuesta con final feliz no previsto surgió en medio de una conversación enteramente femenina. De aquellas sobre hombres. Esta versaba sobre uno en particular. Un chico al que siempre…

Sexting

Vivíamos en ciudades diferentes. Países distanciados por miles de kilómetros. No nos veíamos nunca, pero nos escribíamos. No precisamente para saber el uno del otro. No. Nos escribíamos guarradas. Cada…

Encuentros casuales

“Me encantas” le decía él mirándola a los ojos fijamente mientras le acariciaba el rostro. Aquellas perlas azules la podían. Ella permanecía silente e inmóvil. Él se mordía el labio…

Sexo alemán

  Era lindo, alemán y simpático. Nos veíamos a menudo pero lo conocía poco. Una noche, entre miradas esquivas y sonrisas pícaras coincidimos en el refrigerador buscando cervezas. Abrió la…