Degenerado

Un domingo cualquiera, en medio de un polvo post-siesta. Su cuerpo abatido, el mio sobre el suyo y mis piernas recogidas sobre el colchón: ¿Qué car...