Compartir mi vida

    Nuestros mensajes eróticos eran más poderosos que cualquier encuentro carnal de ese último año. Tu escuchabas mis gemidos en tu oíd...