Mandarte a la m…

Aquí estoy. Me acompaña un tinto y una pequeña luz a medias. Entre sábanas te escribo lo que no te puedo decir en persona porque me prometí no vo...