Te voy a secuestrar

Desliza sus dedos bajo mi falda y descubre ese líquido viscoso en mi entrepiernas. Abre los ojos de par en par. Un sexo de despedida por favor. No, e...

La cima del cachondeo

Habíamos quedado -como lo hacíamos cada miércoles que tuviéramos libre de trabajo- en ir al Ávila. Esa grandiosa cima verde que se yergue sobre l...

Dulce despertar

Nuestra noche de sexo había sido fulminante y deliciosa. Descanso sobre la cama acunando fuerzas para marcharme. Obviando las dificultades que signif...

Me gusta cuando

Me gusta cuando me sorprendes abrazándome de espaldas. Mientras lavo los platos o miro a la ventana. Cómo apareces sin esperarte pellizcándome las ...

Tus lunares

Quiero besar cada uno de tus lunares. Esos que recorren tu cuerpo cual constelaciones en el cielo, desde la base de tu cuello hasta el infinito. Quier...

Reencuentro Sexting

Tras varias desiluciones de cama y dos años sin vernos, me aventuré a escribirle un Whatsapp. Habíamos quedado para unas copas el finde, pero está...

Irresistible

¡Jo Tía qué buena estás! Eres irresistible, me decía acariciándome el culo después de una larga jornada de sexo. Mi cuerpo desmayado sobre su c...

Sexo oral ebrio

Fue entre aquel verano caduco y un otoño confundido y retrasado, que tendidos uno al lado del otro en aquella cama doble le brindé un sexo oral ebri...

Sincronía corporal

      Nuestra sincronía corporal era inefable. Esa que sin empeño cotidianamente teníamos, se traducía en la cama como un impulso p...

Mensajes eróticos

Nuestros mensajes eróticos eran casi un encuentro carnal real. Ahí donde tienes tus dedos quiero mi lengua, saboreando tus oscuras profundidades car...

No es un sueño

Las luces estaban encendidas, dos copas de vino nos acompañaban en aquella noche fría al compás de una incómoda conversación sobre asuntos famili...

Al desnudo

Habían pasado dos años sin que nuestros labios se saludaran y nuestros cuerpos se tocaran. Y sucedió. Nos encontramos al desnudo, del mismo modo en...

Séptimo piso

Y ahí estábamos los dos, bajando del séptimo piso. Qué buen número. El del piso…y el de anoche también. Él tenía muletas y un brazo frac...

Sexting

Vivíamos en ciudades diferentes. Países distanciados por miles de kilómetros. No nos veíamos nunca, pero nos escribíamos. No precisamente para sa...

Encuentros casuales

“Me encantas” le decía él mirándola a los ojos fijamente mientras le acariciaba el rostro. Aquellas perlas azules la podían. Ella permanecía ...

Sexo alemán

Era lindo, alemán y simpático. Nos veíamos a menudo pero lo conocía poco. Una noche, entre miradas esquivas y sonrisas pícaras coincidimos en el ...